¿Cómo mantener al asistente de un EVENTO VIRTUAL enganchado?

Momentos para descomprimir

No esperes a que sus cerebros desborden de información. Combina mensajes breves y a un ritmo rápido desde el primer momento con tiempos de descanso: un icebreaker, una actuación musical, un sketch, un juego. Incluso la diversidad de ponentes puede ayudar a no ver siempre las mismas caras.

Genera contenido de interés enfocado al asistente

Investiga al asistente, sus preferencias o sus métodos de consumo online para descubrir si el contenido le apasionará para engancharse desde el principio y quedarse hasta el final o, por el contrario, le aburrirá.

Aprovechar los recursos audiovisuales y la escenografía

Nadie espera un Zoom con cuadros feos, sino un evento virtual visualmente estimulante, que no puedas dejar de mirar, donde se recree visualmente y con sonido todo lo que se está hablando. Aquí entra un trabajo de producción, realización, escenografía, ¡incluso vestimenta!

Fomentar la anticipación, el suspense

¿Qué pasará? Prepara una campaña de comunicación que genere expectación. Y el día D, asegura mantenerla con técnicas de comunicación que dejen al asistente colgando, cambios inesperados en el programa o en el orden de los ponentes. Es bueno intensificar los estímulos sorpresa al principio y luego mantenerlos de forma intermitente

¡Los mejores eventos virtuales están vivos!

El asistente no es el receptor de la historia que quieres contar, sino el protagonista. Dirígete a ellos con la comunicación, interpela de manera constante su atención y adapta sobre la marcha según sus demandas. Si realizan una votación o un juego, deben condicionar el transcurso. Tu evento se convierte en un libro con final abierto.